miércoles, 19 de noviembre de 2008

Sobredósis

Camino del trabajo.

En el camino al curro me encuentro cada mañana con la misma fila de traficantes de prensa gratuita. Así como suena: varios jovenzuelos ataviados con sus pertinentes uniformes (normalmente una txamarra del color de su empresa y una gorra a juego), que dejan un pasillo en la acera (a uno le recuerdan los aciagos días de jugar a mosca en el recreo) y tratan de colocarte su mierda para volver a la cama tan pronto como puedan.

Como soy buena gente, voy de que soy periodista y, como a todos, me gusta lo gratis; cojo tantos ejemplares de esos periódicos de información baja en calorías como me ofrecen. Hoy he hecho pleno.

No me han dado uno: el muy conocido entre blogueros aficionados a los concursos 20 minutos.

Ni dos: el Que!, que debiera llamarse Que?.

Ni tres: infumable ADN.

Ni cuatro: el aparentemente menos sensacionalista Metro Directo (pero "Directo" en chiquitito porque en realidad se querrían llamar Metro a secas, como el otro Metro todopoderoso de la prnsa gratuita).

Sino cinco: porque vivo en una ciudad del noroeste donde también hay prensa regional gratuita, Delunsavenres (escrito en gallego).

El repóker de diarios gratuitos de los que he hecho acopio dan la siguiente radiografía de la actualidad en forma de "caras de la noticia": Garikoitz "Txeroki" Azpiazu (lo de que tuviera hachís como para fumarse muchas pipas de la paz no me parece un tema boutade) coloca una instantánea suya en cuatro portadas, su colega Iñaki -el inventor de la dieta De Juana- hace lo propio en dos, como Amaia Montero, Pedja Mijatovic y el divertido cerdo Quinin, de quien se dice con cierto recochineo que "es dócil como un perro".

Desgraciadamente, sólo el último de los que acabo de enumerar tiene los días contados.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

pobre cuto el Quinín ese, me suena haberlo visto en algún telediario, que dice su dueño que es igual-igual que un perrín, pero que él lo ve en clave de chorizos y jamones, que ya se sabe, son las mejores inyecciones.

Como banda sonora de estos días no se me sale de la cabeza ese hit noventero de ; eeeehh cheroooki, eeehh cheroki, cherooki...

¿Du yu rimenber?

Pedya De Chaos Urdaci

lutxo dijo...

Of corse I rimember cheroki... y desde que leí el comentario esta mañana no me la he podido quitar de la cabeza.

napartheid dijo...

Txeroki y sus 100 gramos de Chauen... (si es cierto, aunque no me extraña nada y me parece muy bien, que conste)
¿Pero no estaban en contra del consumo de drogas que machacan a la juventud vasca? ja ja ja ja

PD: Detienen cuándo y a quién interesa. Y siempre, curioso, es el número tres, el líder, el jefe del aparato político, el del militar... No me creo nada. Sólo se que hay otras dos familias destrozdas, la de Txeroki y la de López de Zurutuza.

lutxo dijo...

Yo también soy bastante escéptico en relación a todo esto. La sobredosis del título iba por esos derroteros. La sobreinformación, en este caso, se convierte en propaganda.

sin embargo, ni el txeroki ni la zurutuza me causan la mínima empatía.

un saludo napartheid!