martes, 16 de diciembre de 2008

Calzado

"¿Cuántas veces te fijas en los zapatos de la gente?" Andy Dufresne

Las auténticas Doctor Marteens que llevan los auténticos rude boys y que no compraron a Shaun en ‘This is England’.

Los mágicos zapatos de rubíes que Dorothy le afanaba a una Bruja Mala del Oeste, después de ser aplastada, recién llegada al reino de Oz, con los que siguió el sendero de baldosas amarillas y con los que al hacer tocar los tacones tres veces, bueno… seguro que ya saben la historia.

Las nike con las que Forrest Gump un día se puso a correr hasta el final de su calle, su barrio, su pueblo, el condado, el estado, el país entero.

O las que Doc le daba a nuestro amado Marty McFly en aquel viaje al futuro.

Las chanclas de Frankie Wilde (bueno, vale, no he encontrado en el guguel una foto del DJ con chanclas).

Las Asesinas de Fander, que Homer también se compró (para disgusto de la sufrida Marge) y que acabaron siendo pasto de los colmillos del Pequeño Ayudante de Santa Claus.

O los “grandes zapatos” de payaso de Sideshow Bob (actor secundario, patiño…), que llenaba con sus pies enormes.

Las botas con espuelas de los vaqueros como Lucky Luke.

Las aletas con las que Costeau buceaba por el Mar de los Sargazos.

Los zapatos de la humilde colección de Imelda Marcos, una mujer tan agradable como la Mamá de Futurama.

Los que Demian se olvidó en su casa de Madrid, el día que se casaba en su pueblo de Alicante.

Los Zapato Veloz, que con su música cambiaron para siempre la banda sonora de las fiestas de mi pueblo.

Las adidas con las que Koeman ganó la Copa de Europa de 1992 en Wembley.

Las zapatillas con las que Jordan desafiaba la ley de la gravedad.

Bueno, zapatillas… El Tote las llama botines.



El ‘Old Brown Shoe’ de George Harrison.



Las ‘boots are made for a walking’ de Nancy Sinatra que iban a andar por encima de tí.



El par de zapatos iraquíes que sobrevolaron la cabeza de George W Bush, nuestro genocida mundial favorito, lanzados aviesa e inesperadamente por el periodista iraquí Muntadar al-Zeidi, un tipo que ha devuelto el esplendor y el heroismo a esa denostada profesión.

Por si acaso habéis pasado en Marte el día (o no tenéis tele en casa) os dejo con el video. Yo nunca me cansaré de verlo. Y cuando digo nunca, quiero decir nunca, nunca jamás.



Desde otro punto de vista:


Y a vosotros, ¿se os ocurre más calzado que añadir a la colección?

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Por no hablar de la importancia capital que supuso el zapatito de cristal para una que yo me sé, y que luego esa acción (de encajar pie con zapato) pasó al imaginario colectivo también por siglos de los siglos.

Otro que se me ocurre, son los botines de "botines Colombo" en "Con faldas y a lo loco", película que tb hace mucha alusión al calzado, eso de cambiar zapatos por tacones.....mucho simbolismo.

Bravo Lutxo como siempre me ha encantado.
Yo tampoco me canso de ver las imágenes. De hecho me han alegrado el mes, este año nuevo que viene y en fin ...toda la vida se me escapará una sonrisa al recordar las imágenes y como mucho una de mis fantasías ya será de hoy y para siempre haber sido yo la periodista lanza zapatos.
Un besazo
LA panotxa

El Perro Lunar dijo...

Creo que en la colección no desentonarían un buen par de zapatos de gamuza azul.

lutxo dijo...

bueno, por la urgencia y eso de que los días sólo tienen 24 horas, el post lo hice rápido.

pero no sé como he podido olvidarme de la Cenicienta y del clásico Blue Suede Shoes...

panotxa, perro lunar... a sus pies!

un abrazo a ambos

Anónimo dijo...

y qué decir de unos que yo y otros tantos sabemos sobre unos verdes lima y amarillos limón!!!!!!!!!!
Sería que era lunes........
besotes!!

iratxo dijo...

o las sandalias de cuarto pié (o más) que llegaron hasta mis pies, y sigo conservando en casa, a base de un poco de pegamento por aqui, un poco de frota y rasca por allá... Todo lo que habrán caminado esas sandalias, amatxo maitea...

No tengo tele, no, pero ya me habían comentado algo ya sobre zapatos voladores...

napartheid dijo...

Qué gran post!!! sí señor!!!

Voy a hacer un par de peticiones para sumar a este post calzadil:

- Los zapatos de bailaor Farruquito (Etxera!!) cuando conducía su BMW.
- Las sandalias de los Monty Python en La Vida de Bryan.
- Las Reebok Pump de esas que se hinchaba la lengueta en forma de balón.
- La bota de Hristo Stoichkov cuando pisó a Urizar Azpitarte.
- Unas alpargatas sanfermineras (claro que sí hombre!!!).
- Las zapatillas de Usain Bolt, las más rápidas del mundo.
- Las chancletas del grupo "No me pises que llevo chanclas".
- Cualquier bota de Jhon Wayne en sus filmes del oeste.

Y se podría seguir pero por no aburrir..

Anónimo dijo...

Aupa cuadrilla!

Desde la vieja y lluviosa Iruña me sumo a esta lista de calzados bizarros: yo no voy a incluir ninguno en concreto, pero si que quiero dejar constancia de ese amor que profesan por los zapatos esa amable y inofensiva gente, llamada fetichistas.Que hay de malo en lamer un zapato? porqué no te puedes meter un zapato por donde quepa?

vive dios que tenemos un nuevo ídolo.

El iosuah

El Txarro de las Calaveras dijo...

Estaria tambien bien el primer zapato en pisar la luna (o no)...

he de decir que Bush me parecio un gato, que reflejos!!!!impresionado quedeme!!!

Anónimo dijo...

yo corroboro casi todo lo dicho por iosuah jeje pues mantengo un largo romance con las bambas y poligama (12 pares )la de cenicienta tambien se me ocurrio pero llegue tarde si se admite el zapatofono de el gran inspector y ahora ke estamos en epoca unas albarcas de nuestro representante OLENTZEROKI (made in iosuah) !!! mutxos besos y a segir igual !!!
KARI

Anónimo dijo...

No están todos los que son, pero si son todos los que están, saludos a la penya. Me sumo a las felicitaciones por el éxito del post, y por añadir propondrían un post comintario con el siguiente objeto: Zapatos y mujeres ¿Por qué de semejante obsesión?

p.d. Qué de buen ver estaba Nancy ¿No?
Besos! Demian.

botas de monte dijo...

El famoso Txikitero de Iruñea, amigo de Juan Kruz Lakasta y Zaldieroa (quien sabe, sabe; quien no, ai si supiera...), desde que el periodista iraquí Muntadar al-Zeidi lanzase sus zapatos contra el simio Bush (mas que gato, Bartolo, chinpance diria yo), el Txikitero se ha comprado unas botas grandes de monte y ha intentado tres veces ser acreditado como periodista para las comparecencias del señor Miguel Sanz. Por causas desconocidas, no han sido aceptadas sus peticiones.