lunes, 11 de agosto de 2008

Si tienen la oportunidad, echen un polvo esta noche en honor a este hombre...

"Chúpame la punta, nena".


Isaac Hayes fue el compositor de aquella canción que Bart y Lisa cantaban en el karaoke del restaurante japonés en el que Homer estuvo a punto de ser envenenado con fugu. En la versión original de la canción que todos conocemos, Hayes era esa voz aspera y grave de proxeneta negro que humedecía las bragas de las chicks of the ghetto cuando preguntaba "¿quién es la polla privada y negra que es una sex machine para todas las periquitas?". La respuesta cuasiorgásmica del coro gemía al unísono el nombre de Shaft. Damn Right!

Sí, el remake lo hizo Samuel L Jackson.

El pasado domingo, el enorme cuerpo de ébano sesuarl de Hayes fue encontrado por su familia derrumbado junto a una máquina andadora, todavía encendida, en su casa de Memphis, Tennessee. El astro tenía 65 años y desde hacía un par había estado luchando con los efectos secundarios de un ataque al corazón. Con su muerte, además del compositor de uno de los himnos negros más queridos por esta casa, Theme of Shaft, banda sonora de una de las pelis blaxplotation más icónicas, se nos ha ido una de las almas que llevaron al sello memphistarra Stax a ser lo que fue. Hayes fue músico, compositor y productor de una de las marcas de música negra más míticas de todos los tiempos, sólo comparable en los años sesenta a la todopoderosa Tamla Motow de Detroit. Don Julito explicaba muy bien el sentimiento de rivalidad de las dos compañías visto por un amante de la música de ambas, en este post dedicado a Stax en Pegamín.

William Bell, Steve Cropper, David Porter y el propio Hayes fueron los productores-compositores que definieron el alma del sonido Stax de los 60, mucho más crudo y menos adornado que el de Motown. Músicos de estudio como Booker T & the MGs y The Mar-Keys se encargarían de imprimir los inconfundibles ritmos y trompetas afiladas marca de la casa. Isaac, el Moisés Negro, debutaría como músico en 1967 con "Presenting Isaac Hayes". Luis Lapuente narraba de esta forma, la incursión discográfica de Hayes en su guía de la música soul Magia Negra:

"una noche de 1967, como inesperado colofón a una monumental curda, Hayes se encerró con Al Jackson y Donald "Duck" Dunn en los estudios de Stax: a la mañana siguiente tenía preparada la maqueta de su primer elepé, que fracasó esrepitosamente. Dos años después, algo más sobrio, tuvo que improvisar otro álbum en medio de la primera gran crisis de Stax, pero esta vez las cuentas le salieron. 'Hot Buttered Soul' adelantó las claves de toda su trayectoria posterior: canciones larguísimas, sobreinstrumentadas, en las que intercalaba pasajes recitados y cantados desde las profundidades de su voz gutural, casi tenebrosa, con barrocos adornos wha-wha de guitarra y profusión de violines y percusiones".

Hayes que fue huérfano antes de cumplir un año, que se crió en la miseria y aprendió el arte de la música en las calles de Memphis, se arruinó en 1976 tras su salida de Stax, que por lo visto no le había pagado un duro en concepto de derechos de autor. Debía seis millones de dólares. Pero las deudas no consiguieron achantar a este mc de la edad de piedra. Hayes se reconvirtió en actor y dejó para la historia una larga lista de apariciones memorables como secundario, tanto en la pantalla grande como en la tele. Apareció por ejemplo en El Equipo A, Miami Vice, El Príncipe de Bel Air... Y en su última época puso su voz al libidinoso (casi tanto como él) chef de South Park.


Que esta serie de canciones le mande vibraciones cachondas allá donde esté:


David Porter e Isaac Hayes compusieron, mano a mano, unas doscientas canciones que nutrirían al maravilloso catálogo Stax de los 60. Entre ellas, otro clásico entre clásicos, Soul Man, interpretada por Sam & Dave.


Hayes compuso en solitario esta bella pieza instrumental de tonos fúnebres para Booker T & the MGs (imprescindibles).


Esta es la versión reducida (7 minutos) de By the time I get to Phoenix, pieza que cerraba el LP de 1969 Hot Buttered Soul con 18 minutos largos de puro show musical Hayes. Si entienden un poquito de inglés, traten de seguir el discurso inicial.


La versión del clásico soul Let's Stay Together que pueden escuchar arriba (recordarán la versión original de Al Green en la banda sonora de una conocida película de culto) fue publicada en single en 1972 por Hayes en solitario.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran post, mister luTXO... que pena no poder chivar en una noche tan caluros y negra como esta. El alma negra jamás morirá! si sobrevivimos a la esclavitud y a la Mtv, nada nos parará!!

Que calooor!!

Iñaki De Kaos

iratxo dijo...

Grande Lutxo. Grande Isaac. Aki el menda lerenda se esta currando una sesion funky-punky para las txosnas de Bermeo, y este post es una gran aportacion a dicha sesion.

Por otra parte, saltando del funky al ska, Lutxo, vente este viernes a Gernika, ke el kulebras tambien estará, y gritemos al unisono: Ska Gudariak gara, Euskalegria Askatzekooo!!! Que tocan los Skatalites, gratis! Kon txosnas al ladito! Y si tenemos ganas, nos dejan pintxar en la txosna de Busti irratia!!! (la que se puede liar...)

Gora Euskalegria Skatuta!!!

lutxo dijo...

ostia iratxo, no me digas eso que acabo de volver de estar una semana por ahí y estoy en la más absoluta de las ruinas...

Skatalites gratis, txoznas al ladito, cantar el ska gudari... me lo tengo que pensar!

Un abrazo mutilak!!

iratxo dijo...

oye, Lutxo. Por la pasta tranki, ke pa eso estan las txoznas, pa la autogestion. Ademas, yo kreo ke eusko jaurlatxirla nos puede financiar. Y si no, impuesto revolucionario!

Dirua ez da arazo. Gogoa da behar duzun gauza bakarra.

Mycroft dijo...

Pobre bastardo. Descanse en paz con Xenu. Un tipo imprescindible. Ademas un villano de Carpenter!

lutxo dijo...

Je,je... Ya sólo les falta Cruise para completar la santa triada, o como se llamen esas cosas...