viernes, 8 de febrero de 2008

El día que Laura dejó a Rob y los discos que no te hacen sentir nada


"Voy a poner los Beatles cuando llegue a casa. Abbey Road, probablemente, aunque programaré el CD para que salte Something. Los Beatles eran cromos que venían en chicles y Help! en el cine de los domingos por la mañana y guitarras de juguete hechas de plástico y cantar todo lo fuerte que podía Yellow Submarine en la última fila del autobús en las excursiones del colegio. Ellos me pertenecen a mí, no a mí y a Laura, o a mí y Charlie, o a mí y a Alison Ashworth, y aunque ellos me harán sentir algo, no me harán sentir nada malo".

Nick Hornby, Alta Fidelidad

2 comentarios:

Mycroft dijo...

Yo, como él, me pregunto si es posible amar a alguien a quien le guste phil Collins.
Me temo que no.

lutxo dijo...

Coño, pues no me acordaba de esa parte, pero a mí también me costaría amar a alguien así, porque dicen que el amor es ciego, pero nunca he oído que sea sordo...